¿Cómo funciona Lebasi en las enfermedades respiratorias más comunes?

Escrito por

Por Mónica Franco Díaz, nutrióloga

El coronavirus ha provocado que las personas estén más atentas a su estado de salud, a los cambios que les indiquen que han contraído alguna enfermedad, especialmente aquellas que afectan al sistema respiratorio.

Cuando la temperatura empieza a disminuir, durante otoño e invierno, es el momento en el que los padecimientos respiratorios se vuelven más frecuentes entre la población. Las enfermedades respiratorias más comunes son:

– Gripe. Infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. Dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis.

– Resfriado común. En la mayoría de los casos, causa secreción y congestión nasal, así como estornudos. También puede presentarse dolor de garganta y cabeza, tos, entre otros síntomas. Puede ocurrir en cualquier momento del año, pero es más común en el invierno o en temporada de lluvias. El virus del resfriado se propaga a través de diminutas gotas aéreas que se liberan cuando una persona estornuda, tose o se suena la nariz.

– Bronquitis. Es una enfermedad en la que los bronquios se inflaman. Los bronquios son los conductos o tubos que llevan el aire a los pulmones. Las personas con bronquitis a menudo tienen tos con producción de mucosidad. La mucosidad es una sustancia pegajosa producida por la capa interna de los bronquios.

Pulmonía o neumonía. Es un tipo de infección respiratoria aguda que afecta los pulmones, causando una dolorosa respiración y limitando la absorción de oxígeno. Puede propagarse por diversas vías, como los virus y bacterias presentes comúnmente en la nariz o garganta de las personas. Entre los síntomas que se pueden presentar están la dificultad para respirar, fiebre y sibilancias.

– Amigdalitis. Es la inflamación de las amígdalas. Las amígdalas, los ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la parte de arriba de la garganta. Normalmente ayudan a eliminar las bacterias y otros gérmenes para prevenir infecciones en el cuerpo. Una infección viral o bacteriana puede causar esta enfermedad.

– Faringitis. Es una molestia en la garganta que a menudo hace que se presente dolor al deglutir, causando hinchazón de la parte posterior de la faringe, entre las amígdalas y la laringe. La mayoría de los dolores de garganta son causados por resfriados o gripe. Gran parte de los casos de faringitis ocurren durante los meses más fríos. El principal síntoma es el dolor de garganta, además de fiebre, ganglios linfáticos inflamados en el cuello y dolor cabeza.

La alimentación y las enfermedades respiratorias

Un alimento que puede ayudarnos a prevenir y luchar contra las enfermedades respiratorias es el lactoserum suizo Lebasi, pues otorga una gran cantidad de beneficios al organismo:
  • Repara mucosas: La vitamina contenida en Lebasi ayuda a la producción de mucosas sanas, protegiendo al organismo de la entrada de infecciones.
  • Disminuye riesgo y duración de las infecciones respiratorias: El consumo adecuado de la vitamina E de Lebasi ayuda a disminuir la duración de los resfriados o gripes que son muy comunes con los cambios de estación.
  • Inhibe la replicación viral: Por medio del zinc de Lebasi, se evita la replicación de los virus que afectan el aparato respiratorio.
  • Fortalece las defensas: Uno de los principales beneficios es la elevación del número de células de defensa y la mejora del sistema inmune, evitando así los molestos síntomas de las alergias y enfermedades respiratorias.

Además de esto, cuando tenemos enfermedades respiratorias con flemas, se recomienda evitar el consumo de lácteos, debido a que son altamente formadores de moco: la mucosa que generan en los intestinos predispone al organismo a todo tipo de infección de mucosas como las de oído, resfríos y enfermedades relacionadas. El moco es producido por las caseínas, contenidas en la leche.

También se aconseja disminuir el consumo de harinas refinadas y azúcar, ya que sirven como alimento de las bacterias.

En cuanto a los alimentos que hay que consumir más, destacan:

  • Cereales integrales: Contienen nutrientes y vitaminas que ayudan a fortalecer el cuerpo para prevenir estas enfermedades respiratorias e infecciones. Además de alterar la función de las bacterias.
  • Frutas y verduras: Además de la comprobada función antihistamínica de los cítricos (toronja, naranja, limón), los alimentos con alto contenido de azufre como el ajo y la cebolla, ayudan a disminuir la intensidad de los resfriados; el azufre actúa sobre la congestión nasal porque hace que disminuya una proteína llamada mucina.
  • Ácidos grasos omega 3: Tienen una función antiinflamatoria, ayudando también a elevar la función de los glóbulos blancos, los cuales ayudan a combatir gérmenes. El atún, la sardina y el salmón son buenas fuentes de ácidos grasos omega 3.
Categorías de artículos:
Salud · Sistema Respiratorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us

Salud y Bienestar Universal