Retención de líquidos: qué hacer para prevenirla

Escrito por

Por Mónica Franco Díaz, nutrióloga

Lo que es conocido popularmente como retención de líquidos, cuyo nombre clínico es edema, se trata de una acumulación de líquidos en los tejidos. Las causas de esto son variadas, y entre ellas se encuentran problemas circulatorios, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedades renales o hepáticas, y hasta el aumento de sodio en la dieta.

Los síntomas son el aumento de peso inexplicable, la hinchazón en la piernas y los tobillos, el aumento del perímetro abdominal y la presencia de fóvea (si presionas la piel con el dedo, notarás un hundimiento que permanece durante algunos minutos o segundos después de que lo has retirado).

Para prevenir la retención de líquidos o edema, te compartimos algunas recomendaciones que tienen que ver con tu alimentación y otros hábitos saludables que ayudan con este problema.

Haz ejercicio

Cualquier ejercicio en el que haya que mover las piernas facilita el trabajo de los riñones. Si trabajas sentado por mucho tiempo, trata de levantarte al menos una vez cada hora y da unos pasos. Si no puedes hacer esto, mueve los dedos de los pies hacia arriba y hacia abajo, para que los músculos de las piernas ejerzan una acción de bombeo.

Consume potasio

Los alimentos que lo contienen en mayor medida son el tomate, el plátano, Lebasi, el durazno, la ciruela, la berenjena, el brócoli, el aguacate, entre otros.

Dile sí a los diuréticos naturales

Como la piña, el melón, la sandía, la manzana, la pera, el ajo, la cebolla, la alcachofa, el apio, el perejil y la coliflor. Definitivamente, te ayudarán a eliminar líquidos de forma más fácil y sin recurrir a productos químicos o pastillas.

Baja tu consumo de sodio

Las principales fuentes de sodio son la sal de mesa, ciertos alimentos (como la carne roja) y el agua. Como primera medida, hay que evitar o reducir lo más que se pueda el agregado de sal a las comidas, puesto que, como la sal atrae al agua, entre más sal se consuma, más agua se retendrá. En su lugar, hay que utilizar hierbas especias, limón, vinagre y aceites aromatizados con ajo u orégano para potenciar el sabor de las comidas.

Pon atención en las etiquetas

Algunos quesos madurados, los embutidos y los platos precocinados tienen generalmente altas cantidades de sodio, por lo que es importante que antes de comprarlos revises bien sus tablas nutricionales. De esta manera, no cometerás errores involuntarios en tu dieta.

Agua pero sin sabor

Ten en cuenta que aunque algunos de estos productos no contienen calorías, sí traen bastante sodio precisamente para poder sustituir el toque dulce que da el azúcar, así que en lo posible toma agua natural, sin aditivos. Ahora, si no te gusta de esta forma, prueba agregando algunas moras o cáscaras de mandarina a tu botella.

Infusiones y té

Tomar bebidas calientes como el té verde y las infusiones de salvia y cola de caballo aceleran el metabolismo y combaten la retención de líquidos.

Añade Lebasi a tu dieta

Lebasi es un excelente aliado para la retención de líquidos, ya que contiene nutrientes específicos que mejoran la eliminación de agua:

  • Vitamina B1: La retención de líquidos puede ser un síntoma de ingesta insuficiente de vitamina B1, o tiamina. Las zonas del cuerpo que se hinchan pueden doler y las articulaciones afectadas pueden parecer duras. La vitamina B1 contenida en Lebasi ayudará a disminuir está acumulación de líquido.
  • Vitamina B5: La ingesta deficiente de vitamina B5 puede provocar la retención de líquidos. La vitamina B5, o ácido pantoténico, junto con el calcio y la vitamina E de Lebasi, ayudan al cuerpo a deshacerse del exceso de líquidos.
  • Vitamina B6: Consumir cantidades adecuadas de vitamina B6, o piridoxina, es especialmente importante para reducir el riesgo de ataque al corazón. Esta vitamina B ayuda a controlar los niveles de homocisteína en la sangre, que es un aminoácido afectado tanto por la dieta como por cuestiones hereditarias. Cuando el corazón no puede bombear sangre correctamente, la sangre empieza a retener líquidos. Esto suele causar la hinchazón en la zona baja de las piernas. La deficiencia de vitamina B6 también puede causar asma, migrañas, ataques de apoplejía y cambios de humor.
  • Vitamina E: La deficiencia de vitamina E puede estar asociada a enfermedades del corazón y a un aumento del riesgo de hipertensión. Los edemas en los tobillos pueden ser un síntoma de enfermedades del corazón y alta presión sanguínea.
Categorías de artículos:
Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us

Salud y Bienestar Universal